Firma electrónica vs Firma Simple

Tecnología / .key, autenticar, certificado de sello digital, csd, facturación electrónica, firma, firma electrónica, firma electrónica avanzada, firma electrónica simple, RFC, SAT, sellado cfdi's / noviembre 24, 2015

Firma electrónica vs Firma Simple

En el mundo actual, la mayoría de los trámites se buscan hacer por internet, para poder realizar diferentes actividades de manera conjunta y poder lograr optimizar gastos, con tiempo por parte de las personas involucradas.

El poder concretar este tipo de actividades suele tener ciertos riesgos, ya que no siempre se tiene una certeza de que del otro lado esté realmente la persona que dice ser, la buena noticia es que ya se puede contar con herramientas que aseguran la autenticación de las personas a larga distancia.

Estas herramientas son archivos digitales, que son utilizados para realizar trámites por internet, con los cuales uno se puede autenticar y realizar con mayor seguridad las comunicaciones correspondientes en el mundo digital. Nos referimos a la Firma Electrónica Simple y a la Firma Electrónica Avanzada.

En este punto podemos llegar a encontrarnos confundidos, ya que en principio ambas suenan como si fueran los mismo y aunque pareciera que sí, existen diferencias entre cada una, ya que la firma electrónica simple, vendría siendo el equivalente a la firma autógrafa, donde sirve solo como signo personal, para autenticar y para la expresión de voluntad de una persona. Mientras que la Firma Electrónica Avanzada, aparte de contar con estas características, también cuenta con el plus de ser Confidencial, Integra y con No Repudio.

La Firma Electrónica Avanzada es necesaria para la tramitación de un Certificado de Sello Digital (CSD), este último componente es utilizado por un sistema de Facturación Electrónica para la generación y sellado de los CFDis.

La Firma Electrónica Avanzada contiene algoritmos informáticos, los cuales la hacen realmente segura y confiable. Esta herramienta cuenta con dos componentes:

El Primero es un archivo que contienen la razón social y el RFC del contribuyente, junto con la fecha de expiración del mismo. El SAT es el encargado de generar y proporcionar este archivo a los contribuyentes.

El Segundo componente es lo que se conoce como llave privada, el cual está protegido por una contraseña que solo el contribuyente sabe. Esta llave es conocida por su extensión .key.