El robo de identidad se refiere al hecho de usurpar o apropiarse la identidad de una persona, para después poder hacerse pasar por ella, con el propósito de acceder a sitios donde solo la persona afectada podría tener contacto.